8/17/11

BLUE.

Una casa grande, con ventanas grandes y abiertas.
Ventanas con cortinas de color claro, 
claro para poder ver siempre el infinito mar. 

El mar... 

Azul tan azul,
Azul como mi alma. 
Azul claro, azul profundo, azul y verde y todas esas variantes que me hipnotizan. 
Azul como el que jamas podrá ser descripto por alguien.
Como el que siempre me perturba, 
Cada vez que me encuentro con la libertad, la plenitud, el vacío exquisito de la mente. 
Azul precisamente perfecto.
Azul de los corazones abiertos, hambrientos, insaciables.
Azul de la memoria,
Azul de tus ojos,
Azul mezclado con el cielo.
Azul de la verdad.

Como esa sensación que nos invade cuando estamos juntos y solos.
Cuando me llega tu mirada ahí, directamente a los ojos, sin aviso previo.
Entonces es cuando me viene esa imagen del siempre y el nunca.

Tu cuerpo me pesa,
me pesa más de lo que creo,
más de lo que siento 
y más de lo que hasta ahora pude llevar.
Me pesa porque soy la única que lo sostiene, 
la que lo puede dejar caer o lo puede hacer volar...

Encadenada en la condena mas dulce! 
Adicta a la mentira, al amor, a la pasión, a tu maltrato, a tu ausencia, a tu voz junto a la mía, a tu olor, a tu almohada arrugada sobre mi cama, a tus brazos conteniendome, a tu dedo tocando mis lagrimas, a tu boca,
 al color azul que me lleva todo lo que me genera tu estar...   
estar ahí.

No comments:

Post a Comment