7/7/12

Sylvie y sus efectos secundarios

Ciertamente empecé a comprender que la esencia de la danza no esta en los pasos ni en el ritmo ni en la precisión por sí sola. Al igual que Martha empecé a darme cuenta que todo estaba en la respiración, en ese movimiento interminable que nos acompaña y que es el componente crucial de nuestro siempre. El movimiento del corazón expansivo y vivaz que acumula sentimientos y luego los arroja intensamente, así como Stravinsky, ese genio de la música, ordena las notas para que la primavera obedezca y se entregue al paisaje de ese imaginario irrepetible.
 Codos como agujas y ojos como pétalos de rosa, bellas criaturas florecen en esta primavera celestial...
Pina, la víbora sensible, trágica hasta en sus huesos más diminutos, en la textura de su pelo, en el cigarro atrapado entre sus dedos. 
 Alimentada de la tierra, de las raíces más profundas de la sabiduría eterna, origina lágrimas como las de Clytemnestra así como nadie lo supo hacer jamás....

Hipnotizada del mar al que ciertamente pertenezco, volaré con mis omóplatos abiertos, fuertes y extensos hasta el refugio de todas mis emociones concentradas en un grano de arena.
 La isla, mi sangre profundamente roja seguirá el infinito de mis venas y así algún día nos encontraremos circulando en la espiral logarítmica de un caracol... 
Solo entonces comprenderás que nunca nos quisimos como ahora.  

No comments:

Post a Comment