8/12/12

Movimiento cerebral como dice Ivana

Llega un momento en el que todo esta perfectamente posicionado.
Las copas dibujan el sabor suave de un vino tinto muy fino,
Los cubiertos se encuentran en líneas paralelas,
Los platos no están manchados de salsas gourmet
y se puede disfrutar de su diseño azul en espirales cada vez más profundos.
El pan aun contiene todas sus migas y las servilletas estan blanquísimas
ni siquiera, arrugadas.
Los gestos van y vienen,
 inquietos por un brindis que sea acorde a toda esta perfección.

 Y es entonces te das cuenta que simplemente no tenes hambre.
Quizás tenias sed después de todo...