10/31/12

M. de Unamuno

La obra humana es colectiva, nada que no sea colectivo es ni sólido ni durable....

10/30/12

thought that I heard you laughing I thought that I heard you sing I think I thought I saw you try

Y ahora me pregunto si es correcto escribir  de tal manera sobre vos en vez de el otro...

"Eran los dos muy parecidos. 
Caminaban parecido, cantaban parecido, pensaban parecido y hasta podían descifrar las actitudes ocultas justamente porque eran tan parecidos...
 Él era para ella una fantasía, un deseo tan interno que cada mañana cuando se despertaba se daba cuenta de que se olvido un pedacito de corazón en su ombligo. 
Se levantaba muy lentamente para evitar el dolor en los huesos que provocan las caídas brutas y se servía un vaso de agua. 
Cuando este llegaba a su destino, ya se había hecho la catarsis y ahora simplemente lo adoraba. 
Simplemente eso, pensaba...
 Cuando llegaba el momento de encuentro, sonreían siempre. 
Sus ojos brillosos lo mareaban y provocaban en su cuerpo una reacción extrañamene cosquillosa.
 Luego sus miradas cambiaban de direccion para disimular con los demás. Sin embargo en ese compartimiento de espacio siempre hubo una atracción fuerte entre ellos, era una búsqueda constante, siempre sabían donde estaba el otro .
Luego la espera.
 La DESESPERADA espera. 
Ella sufría pensando en el, sufría el no saber y sus plantas se empezaron a morir.
 Vivía en una constante fuga, lo único que deseaba realmente era EL, de modo que se le escapaba el día a día pensando en como despojarse de todo lo demás.
 Nonono, no lograba pensar en el precisamente porque eso la llevaría a revelar ese punto de encuentro entre la conciencia y la lógica. 
Esa realidad cruda como solo un hombre común la podría ver.
Y el no era uno de esos...

El, simplemente jugaba....
Disfrutaba de su juventud y de su vivacidad, de sus venas jóvenes que llevaban sangre veloz.
De su voz de adolescente, de su forma extraña de invadir el espacio. 
Eso es lo que el disfrutaba de ella.
 Y acaso, no le gustaba?"

Es un narciso pienso, le atraen sus propias características de mí. 
Recrea ese sentimiento pícaro que alguna vez experimento del otro lado 
y goza de su belleza reflejada en mí.
Lo sabe, lo adoro.
Pero sobre todo juega.